A mi difunta madre terrenal

El día 3 de noviembre de 1972, luego de una larga enfermedad (cáncer), a la edad de 35 años, fallece mi amada madre. Y luego de dos años y días, para su cumpleaños, surgió el siguiente poema de amor…

A ti… querida madre terrenal.
A ti… tierna hermana celestial,
te dedico esta poesía
con real sinceridad.
Dos años y días ya han pasado
de tu muerte carnal,
pero ya cumples dos años y días
de tu bella vida espiritual.
Siento dentro de mi
tu calor maternal…
siento en mi corazón
tu fuerza espiritual.
¡Ven madre! Vayamos a tu mundo
en el cual sólo existe espacio para amar…
pues hoy es tu día y en la Tierra
existe en mi alma un nuevo despertar.
¡Ven madre! Estréchame entre tus brazos,
pues deseo sentirte más cerca mío
y captar tu maravillosa luz espiritual,
ya que en la Tierra debo aprender a amar.
Amada madre… Gracias por amarme.
Gracias por acompañarme fielmente.
Y una y mil veces te doy las gracias,
por guiarme hacia el mundo espiritual.
¡Madre! Soy yo luz de tu luz.
Amor de tu amor.
Alma de tu alma.
Fuerza de tu fuerza.
Por eso sé que algún día,
lo que en la Tierra nos separó,
pronto, muy pronto,
aquí en la eternidad se unirá.
Seremos una sola luz,
un sólo y puro amor,
seremos una sola alma
y una sola fuerza espiritual.
Hasta pronto madre… debo regresar,
ya que al mundo deseo enseñar
lo hermosa que es la eternidad celestial
y lo sublime que es… el amor maternal.

Stgo. Diciembre 8, de 1974

4
Liked it

Etiquetas: , ,



One Response to “A mi difunta madre terrenal”

  1. My brother recommended I may like this web site. He was once entirely right. This post actually made my day. You cann’t consider just how so much time I had spent for this information! Thanks!

Leave a Reply